Dieta Mediterránea

Un Aceite de Oliva Virgen es aquel que no ha sido sometido a tratamiento químico alguno en su proceso de obtención. Se extrae por medios mecánicos, prensando las Aceitunas, por lo que sus propiedades básicas no se modifican. Se trata de un producto natural que mantiene las propiedades físicas y biológicas de la aceituna. Existen varias clasificaciones de Aceite de Oliva Virgen, dependiendo de su sabor, aroma y características analíticas. La variable “acidez” se refiere a la proporción de ácidos grasos, no al sabor ácido.

Es el mejor Aceite de Oliva del Mercado, es 100% jugo de la aceituna y  por tanto un zumo natural. Su aroma debe ser limpio, no tener ningún defecto en el olor ni en el sabor y, además, debe estar presente el atributo “frutado” (de aceituna). Su grado de acidez no puede sobrepasar el 0.8 %. Es el de mejor calidad.


Es también 100% jugo de la aceituna, aunque de calidad algo inferior al virgen extra. El atributo “Frutado” también debe estar presente pero sus características organolépticas son inferiores a las del Aceite de Oliva Virgen Extra. Su acidez no puede ser superior al 2 %. Para su comercialización se le aplica el nombre de "Fino".



Se denominan así a todos los aceites producidos con acidez superior al 2% e inferior a 3,3% y/o con algunos defectos organolépticos



Se denominan así a todos los aceites producidos con acidez superior al 3,3% y/o con notables defectos organolépticos.



Los romanos utilizaban este aceite para el encendido de las lámparas. De ahí su nombre.

  Tanto el Aceite de Oliva Virgen Corriente como el Lampante, son los aceites de mas baja calidad como consecuencia de fermentaciones producidas en el fruto a causa de ataques de plagas, caída por fuertes vientos, heladas, o debidas al mal tratamiento de las aceitunas o a la inadecuada elaboración o conservación del aceite.

La legislación no permite su envasado. No son aptos para el consumo directo.

 El aceite de oliva virgen corriente y el lampante no se pueden consumir directamente, sino que necesitan pasar por el proceso de “refinación” (rectificación) para hacerlos aptos para el consumo. Mediante productos químicos y altas temperaturas se les quita su alta acidez, su mal olor, sabor y color, pero también la mayoría de sus componentes saludables (vitaminas, polifenoles, tocoferoles y pigmentos, entre otros).

Una vez refinado se mezclan con el aceite virgen o virgen extra y entonces sí pasa a ser envasado para su comercialización.


Siguiente página >>

Teléfono de pedidos: 953 52 31 27 | E. mail: pedidos@arjonaderasa.com
C/ Andújar, nº 5 - Nave 1 - Apdo. 25 | 23760 ARJONA (Jaén)